Los Clubes Deportivos siguen poniéndose al día de sus Obligaciones Formales

Los Clubes Deportivos siguen poniéndose al día de sus Obligaciones Formales

Con la nueva Ley 27/2014 y tras la corrección hecha en el Real Decreto-ley 1/2015, el 1 de enero de 2015 entró en vigor la reforma fiscal que afecta a la práctica totalidad de asociaciones y clubes deportivos que les obliga a declarar el Impuesto de Sociedades aunque sean consideradas entidades ánimo de lucro.

Un año y medio más tarde todavía detectamos que hay muchas de estas entidades que no se han puesto al día en llevar una contabilidad oficial por estar  inmersas en su día a día, sin recursos necesarios o confiando en la laxitud de las inspecciones de hacienda hacia asociaciones que cubren un servicio fundamental en nuestra sociedad como es la educación deportiva en este caso.

¿En qué consiste una contabilidad oficial?

En el momento que ya estos clubes o asociaciones deportivas no están excluidas de la obligación de presentar la declaración de Impuesto de Sociedades deberán presentar una vez al año en el Registro Mercantil una contabilidad oficial que se rige por unas serie de normas y requisitos a partir del Plan General Contable, siendo esta una de la mayores dificultades a cumplir por la complicada gestión administrativa que conlleva.

¿Cuáles son los requisitos para no estar obligados a presentar el Impuesto de Sociedades?

Para este tipo de entidades parcialmente exentas, desde la Ley de Presupuestos de 2016, se les excluye de presentar el impuesto si:

  • Los ingresos totales no son superiores a los 75.000 € anuales dentro del período impositivo.

  • Los ingresos correspondientes a rentas no exentas no superan los 2.000 € anuales y están sometidas a retención.

Pero, ¿y cuáles son las rentas no exentas?

Pues todas las que se deriven de explotaciones económicas, es decir, de la utilización de medios o trabajadores empleados para producir bienes o servicios. Como ejemplo práctico y que se repite en la práctica totalidad de clubs y escuelas deportivas clientes de B2B-asesores, las entidades disponen un bar o restaurante en sus instalaciones que alquilan o ceden a otra empresa para su explotación comercial. La renta derivada de ésta no está exenta, como sí lo están las cuotas del club a sus asociados o alumnos.

El Impuesto de Sociedades del 2015 debía hacerse efectivo en julio del 2016 por lo que la entidad en caso contrario tendrá que  enfrentarse a multas de hasta 600 € dependiendo de si todavía no ha habido requerimiento previo de la Administración tributaria. A partir de ahí otras sanciones derivadas pueden ser por no ingresar el correspondiente IVA de las facturas sobre las actividades del club no exentas o por no cumplir la normativa laboral con las personas que figuren como empleados como cualquier otra empresa.

En esta nueva realidad económica nuestro trabajo consiste fundamentalmente en optimizar todos los recursos posibles del club deportivo con el fin de que sufra el menor impacto en su presupuesto anual y no repercuta en sus actividades normales.